Saltar al contenido
Para Cactus

Mammillaria gracilis

Características de la mammillaria gracilis

Esta pequeña y delicada planta es originaria de los desiertos mexicanos. Y más específicamente de las regiones de Guanajuato, Hidalgo y Querétaro. No obstante en la actualidad esta planta se ha extendido por todo el mundo como cactus ornamental por excelencia, debido a su fácil manejo, su belleza y su resistencia.

Esta suculenta es una planta pequeña. No llegando a superar los 10 centímetros de altura y creciendo en bonitas agrupaciones de decenas de individuos. Su crecimiento es lento y su floración no es muy llamativa. No obstante el aspecto que le confieren sus espinas amables y estrelladas lo hacen uno de los cactus de interior preferidos por todo el mundo.

Esta mammillaria puede sobrevivir largas temporadas sin riego, por lo que es ideal si te consideras una persona poco experimentada en el cuidado de este tipo de plantas. No obstante, tanto si eres un experto o un novato, estas plantas son las suculentas perfectas para cultivar en el interior de nuestras casas, dada su belleza, su impresionante e imponente presencia y su fácil manejo. Además son casi inmortales

Flor de la mammillaria gracilis

Tras su maduración, si has cuidado bien la planta; en primavera, esta suculenta comenzará a generar unas pequeñas y delicadas florecillas amarillas, de no más de 1 centímetro de diámetro, que acabarán formando pequeñas constelaciones que recubren la planta casi por completo. La floración de la mammillaria gracilis no es algo muy llamativo en comparación con otros cactus, pero darán ese toque especial, que seguro estabas buscando en tu escritorio.

mammillaria gracilis cuidados
Inflorescencia de la mammillaria gracilis

Cultivo y cuidados de la mammillaria gracilis

La característica principal de esta planta es su gran resistencia. Sin embargo, al igual que el resto de suculentas del estilo, el cultivo de la mammillaria gracilis es un proceso muy específico pero nada complejo.

Sustrato para la mammillaria gracilis

En primer lugar, el mejor sustrato para la mammillaria gracilis, será aquel que no contenga prácticamente material orgánico. Siendo principalmente mineral y arenoso. Esta característica le permitirá no retener en exceso agua, evitando la podredumbre de la planta. Te recomendamos adquirir un sustrato para cactus específico que posea las propiedades que esta planta necesita.

Riego de la mammillaria gracilis

Para regar una mammillaria gracilis tendrás que comprobar la humedad de la tierra. Procurando que ésta permanezca continuamente húmeda, pero no mojada ni encharcada, para evitar la podredumbre de las raíces. Recuerda la gran capacidad de acumular agua que tienen estas plantas suculentas. Pueden soportar largos periodos de sequía sin problemas.

Abono para la mammillaria gracilis

Te recomendamos abonar la mammillaria gracilis una vez cada 2 o 3 semanas. Utiliza un abono para cactus específico. Realiza este proceso durante la floración de la planta, para aprovechar todo su potencial.

El crecimiento de la mammillaria gracilis es muy lento pero constante, por lo que tendrás que estar atento al trasplante si quieres permitir a la planta crecer de manera natural.

¿Dónde plantar una mammillaria gracilis?

La mejor manera de saber como cultivar una mammillaria gracilis es recordar su origen. En este caso, esta planta es una planta tanto de exterior como de interior. Por lo que éstos son los cuatro consejos básicos:

  • Sitúalo a pleno sol y temperaturas elevadas
  • No bajar de los 3ºC.
  • Es una planta que no necesita prácticamente mantenimiento.
  • No necesitan poda.

Reproducción de la mammillaria gracilis

Al igual que sus hermanas, la multiplicación de la mammillaria gracilis puede realizarse mediante esquejes o semillas. Aunque el método por semillas es mucho más completo y bonito, te recomendamos realizar este proceso a través de esquejes, dado que conseguirás réplicas exactamente iguales a la madre y la probabilidad de fallo es casi nula. Para reproducir esta planta a través este método tendrás que separar un de los hijuelos basales cuando ésta haya alcanzado la madurez. Retíralo, deja secar la herida durante 24 horas y plántalo en una maceta con un sustrato específico y limpio, regándolo de manera normal.

Si optamos por la reproducción por semillas hay que tener en cuenta que este es un proceso más lento pero mucho más bonito. La mammillaria gracilis da semillas durante los meses de marzo-abril. Para conseguir triunfar en esta tarea, prepararemos macetas con una mezcla de tierra para cactus y vermiculita en una proporción 2:1. A continuación sumergiremos las macetas en agua hasta que la tierra quede bien empapada. Tras esto introduciremos las semillas a una profundidad no mayor a 1,5 centímetros. Después cubriremos las macetas con papel de film trasparente y procuraremos regarlas con un pulverizador cada vez que la tierra esté seca. Abriendo el plástico una vez al día para eliminar el agua de condensación. Tras 1 o 2 meses tendremos nuestros bebes de mammillaria gracilis recién germinados y listos para una nueva vida. Espera hasta que estas pequeñas plantas alcancen un tamaño suficiente para poder ser manipuladas, antes de trasplantarlas a la maceta definitiva.

¿Cuando trasplantar una mammillaria gracilis en maceta?

Al igual que con la plantación. El mejor momento para realizar este proceso es la primavera.

Recuerda que el trasplante del ombligo de la reina es un momento idóneo para comprobar su estado. Durante este proceso, intenta eliminar todas las raíces que estén tomando colores grisáceos, dado que esto es indicador de la posible presencia de hongos.

También ten en cuenta colocar trozos de barro cocido sobre los agujeros de drenaje de la nueva maceta, para evitar que las raíces del huésped lo taponen e incrementen de manera indeseable la humedad de la tierra.

Un consejo a tener en cuenta al trasplantar la chumbera es utilizar hojas de periódico o guantes gruesos, dado que sus espinas pueden ser realmente una pesadilla.

Este proceso no es nada difícil. Da la vuelta a la maceta sujetando la tierra con una mano y golpeando ligeramente los laterales del recipiente con la otra. Ayúdate de herramientas para sacar la planta sin herir las raíces ni exponerlas demasiado al sol directo. Te recomendamos utilizar herramienta para cactus que aseguren que la planta no sufre en este proceso. Éstas suelen ser herramientas delicadas y de un tamaño correcto que no dañan las raíces ni las hojas del cactus en el proceso.

Enfermedades de la mammillaria gracilis

A la hora de cultivar una mammillaria gracilishay que tener cuidado con ciertos aspectos vitales como el riego y el tipo de sustrato para evitar el mal más común: los hongos.  Habitualmente, con un exceso de riego, el tallo se pudre. Dotando a la planta de un aspecto arrugado y lacio. Lamentablemente, si ya hay síntomas de pudrición en el tallo, no hay mucho que hacer. Por lo que te recomendamos ser cauto con el agua. Confía en tu planta, ella puede cuidarse casi sola.

Si tu mammillaria gracilis no florece, no te preocupes. Dependiendo de la variedad que tengas, esta planta florecerá de manera periódica o no. Y únicamente cuando haya recibido los nutrientes adecuados.

Las suculentas son plantas que suelen necesitar algo de espacio para crecer. Por eso, si tu mammillaria gracilis no crece, te estará mandando señales para que le trasplantes de maceta. No te preocupes, en cuando lo hagas y le aportes el suficiente abono; crecerá como nunca.

¿Dónde comprar una mammillaria gracilis online?

En nuestra tienda podrás encontrar esta planta, todo lo necesario para cuidarla, y alguna que otra sorpresa. Prepárate para crear espectaculares arreglos y decoraciones de todo tipo con esta planta única.

Summary
product image
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
5 based on 1 votes
Brand Name
mammillaria gracilis
Product Name
mammillaria gracilis
error: Content is protected !!